A B C D E F G H I J K L LL M
N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

- IR A MENÚ PRINCIPAL DE MUNDO PARANORMAL -

INDICE DE CONTENIDOS LETRA U

001   ¿Un ave enorme?
002   Un accidente que nunca se produjo
003   Un adivino detective
004   Un adolescente psicocinético
005   Un autostopista pertinaz
006   Un bigfoot chino
007   Un canguro monstruoso
008   Un cerebro perforado
009   Un cuento de tres titanes 
010   Un deseo mortal que se convierte en realidad 
011   Un día psíquico en las carreras
012   Un encuentro en Rendlesham Forest
013   Un fantasma con un mensaje
014   Un fantasma vengativo
015   Un himno para el Titanic
016   Un hotel en otra dimensión
017   Un OVNI aterrizó en los Apartamentos Stonhenge, de Jersey City
018   Un OVNI en Socorro, Nuevo México
019   Un OVNI presidencial
020   Un pararrayos humano
021   Un plesiosaurio marino
022   Un policía secuestrado
023   Un sacerdote cátaro
024   Un sueño de asesinato
025   Un sueño salvador
026   Un vampiro hembra histórico
027   Un verdadero escritor fantasma
028   Una ametradallora demasiado peligrosa
029   Una antigua bola de mantequilla
030   Una aparición en el lóbulo temporal
031   Una bala lenta pero segura
032   Una curación milagrosa
033   Una doble pesadilla
034   Una entrevisión del cielo
035   Una escapada del frío
036   Una llamada telefónica del muerto
037   Una matanza en vuelo
038   Una pesadilla metapsíquica
039   Una prueba de telepatía
040   Una puerta al más allá
041   Una visión compartida
042   Una visión metapsíquica

n abril de 1977, las redes del barco de pesca japonés Zuiyo Maru hicieron una extraña captura frente a la costa de Nueva Zelanda: un animal marino desconocido, de quince metros de largo, que a todos les pareció como un monstruo primordial de las profundidades. La tripulación sacó aquel cuerpo del agua y tomó fotografías en color del chocante animal, antes de que el capitán, temiendo contaminar la carga, ordenase que fuese arrojado por la borda.

El profesor Tokio Shikama, especializado en el estudio de animales antiguos, en la Universidad Nacional de Yokohama, estudió las fotografías y declaró que aquel cuerpo no correspondía a ningún mamífero o pez conocidos. En realidad, lo comparó con el de un plesiosaurio que había morado en el océano, pero se había extinguido hacia más de 100 millones de años.

Otros varios barcos de la zona buscaron los restos de la criatura arrojado al mar por los japoneses, pero sin éxito. Lo triste es que un solo ejemplar de plesiosaurio habría valido mucho más que todos los peces ordinarios capturados por el capitán.

Para ver más información acerca de este tema: 

a mañana del 3 de diciembre de 1967, resultó ser diferente de todas las demás en la vida del policía Herbert Schirmer, de Ashland, Nebraska. Aquel día, Schirmer consignó en su Diario esta extraña nota: «He visto un PLATILLO VOLANTE, en el cruce de las carreteras 6 y 63. ¡Creedlo o no!».

A las 2:30 de la madrugada, estando de patrulla, Schirmer había visto lo que parecía una gran pelota de fútbol, rodeada de resplandecientes luces rojas, cerca del cruce de las dos carreteras en las afueras de Ashland. Solo en su coche patrulla, el agente observó en silencio cómo se levantaba el OVNI del suelo, dejando una estela roja anaranjada y emitiendo un sonido estridente como de sirena.

Al empezar a redactar su informe treinta minutos más tarde, Schirmer comprobó la hora y se detuvo en seco. Estaba seguro de que no habían pasado más de diez minutos desde que había visto aquel objeto, pero ahora su reloj señalaba las 3. ¿Qué había sido de los veinte minutos que faltaban?

En estado hipnótico provocado por el doctor Leo Sprinkle, psicólogo de la Universidad de Wyoming, Schirmer pudo recordar los detalles adicionales de su al parecer inocuo encuentro con el OVNI. La experiencia empezó, dijo Schirmer, cuando «la nave tiró realmente de mí y de mi coche cuesta arriba». El coche se detuvo, afirmó, y dos humanoides salieron del casco del OVNI. Vestían de uniforme y tenían alta la frente, larga la nariz, gris la tez y redondo los ojos como de gato.

Un alienígena llevaba un instrumento parecido a una caja que proyectó una luz verde sobre el coche patrulla, dijo Schirmer. El otro pasó un brazo a través de la ventanilla abierta y le tocó el cuello, produciéndole un vivo dolor. El humanoide que le había tocado le preguntó: «¿Eres tú el vigilante de esta población?».

Schirmer le respondió: «Si, lo soy:» Con voz grave, sin mover la boca, que era como una rendija, el «jefe» de los dos salmodió: «Vigilante, ven conmigo.»

Dentro de la nave, el humanoide mostró a Schirmer su fuente de energía, un aparato giratorio que parecía «la mitad de un capullo y despedía brillantes colores como el arco iris». Informó a Schirmer de que la nave empleaba «electromagnetismo reversible». Habían venido a la Tierra, añadió Schirmer, «en busca de electricidad».

La visita de la nave incluyó también una segunda planta sobre la cámara de energía, y en ella vio Schirmer «toda clase de paneles y ordenadores... un mapa en la pared y... una gran pantalla. El mapa representaba un sol con seis planetas circundantes en una galaxia próxima. El policía dijo: «Nos estaban observando y habían estado observándonos durante largo tiempo.»

El jefe humanoide dijo de nuevo: «Vigilante, ven conmigo, y Schirmer fue conducido fuera de la nave. «Lo que has visto y oído -añadió- no lo recordarás.»

Schirmer fue después interrogado por el Comité Condon de la Universidad de Colorado, que a la sazón realizaba una investigación sobre los OVNIs, patrocinada por la Air Force. Los investigadores concluyeron que «la experiencia sobre el OVNI relatada por el agente no fue físicamente real. Pero Spinkle, que examinó hipnóticamente a Schirmer, no estuvo de acuerdo».

-El agente -declaró- creía en la realidad de los sucesos que describió.
Para ver más información acerca de este tema: 

ubiese debido ser un pobre cura pueblerino. Pero François Berenger Saunière tenía amistad con una -bella estrella parisiense de ópera y poseía cuatro cuentas bancarias secretas con las que financió la restauración de una humilde capilla francesa en Rennes-le-Château. La iglesia estaba adornada con una estatua del demonio, haciendo que la gente se preguntase si la riqueza de Saunière era un don de Dios o de Satán.

La respuesta podría tal vez encontrarse en las leyendas sobre una secta herética del siglo XIII, conocida como los cátaros, que antaño dominaron la provincia francesa de Languedoc, junto al Mediterráneo. Los cátaros (en griego, «purificados») creían que el mundo había sido creado por el Demiurgo, competidor de Dios, por decirlo así. El Demiurgo, un ser maligno al que había que vencer para alcanzar la salvación, se decía que podía otorgar favores a sus siervos, lo mismo que el Dios de los cristianos.

El 2 de marzo de 1244, la última fortaleza cátara de Montségur fue tomada por las fuerzas ortodoxas. Pero se decía que el tesoro de los cátaros había sido sacado de allí antes de la caída final. Y ahora, según rumores muy extendidos, se pretendía que Saunière había descubierto aquel tesoro poco después de hacerse cargo de la pequeña iglesia de Sainte-Madeleine, en Rennes-le-Château, en 1885.

Poco después de su llegada a Rennes-le-Château, Saunière visitó París, y la vida del pobre cura de pueblo cambió definitivamente. Sus feligreses se sorprendieron cuando el humilde Saunière fue visitado en Rennes-le-Château por Emma Calve, la soprano de fama mundial. En realidad, ésta continuó viendo al cura hasta su matrimonio con el tenor Gasbarri en 1914.

Fueran cuales fuesen sus gastos desconocidos, Saunière gastó más de un millón de francos en restaurar y transformar la hasta entonces oscura iglesia de Sainte-Madeleine, incluido el demonio de piedra. Sobre el pórtico principal, hizo grabar estas palabras: «Éste es, un lugar de espanto.»
Para ver más información acerca de este tema: 

l 3 de mayo de 1812, el aristócrata británico John Williams soñó que se encontraba en el guardarropía de la Casa de los Comunes, el Parlamento británcio, cuando observó que un hombre con un abrigo verde, enloquecido, disparaba y mataba a otro hombre. Al solicitar la identificación del hombre asesinado, se le dijo que se trataba del primer ministro, Spencer Perceval. Tras despertar, el conmocionado Williams contó el sueño a su mujer y luego se volvió a quedar dormido. La pesadilla se presentó dos veces más antes del amanecer, despertándolo en cada ocasión.

Al no ser un político destacado, Williams se preguntó cuál sería el significado de aquel sueño persistente e incluso debatió la posibilidad de avisar al primer ministro. Pero estaba muy lejos de saber que Perceval había soñado con algo parecido. En este sueño recurrente, según contó el primer ministro a su familia por la mañana, andaba por el vestíbulo de la Casa de los Comunes cuando se le aproximó un lunático que llevaba un abrigo verde con brillantes botones de latón. El hombre apuntó y disparó con una pistola. Luego, según contó Perceval, todo se volvía negro.

Aunque su familia intentó convencerle de que se quedase en casa, Perceval llegó al Parlamento y, al entrar en el vestíbulo, le disparó un loco que llevaba un gabán verde con botones de latón.
Para ver más información acerca de este tema: 

025

   Un sueño salvador     Volver a Índice  

randes calamidades han sido pronosticadas por los sueños. Pero las visiones nocturnas también han salvado vidas, como la del capitán Thomas Shubrick, cuyo barco zarpó de Charleston, Carolina del Sur, con rumbo a Londres, en 1740. Apenas había salido Shubrick del puerto cuando descargó una terrible tormenta. El viento era tan fuerte que los amigos y parientes de Charleston sólo pudieron rezar por la supervivencia de los tripulantes. No había esperanza de salvación para el barco.

Pero, aquella noche, la esposa de un íntimo amigo de Shubrick, una tal Mrs. Wragg, soñó que el capitán estaba vivo y agarrado a un pecio flotante. La visión la impresionó de tal manera que insistió cerca de su marido para que dirigiese un grupo de salvamento. Salieron en una barca, pero volvieron con las manos vacías.

El sueño se repitió por segunda vez y volvió a salir la expedición sin resultado. Pero, al soñar de nuevo lo mismo, Mrs. Wagg suplicó a su marido que hiciese un último intento. Y en este viaje final, el capitán Shubrick y otro agotado marinero fueron recogidos de un pecio del barco naufragado. La perseverancia tuvo su premio, lo mismo que el sueño de Mrs. Wragg.
Para ver más información acerca de este tema: 

a Historia apunta también a otros presuntos vampiros ocultos entre la aristocracia europea. La hermosa Elisabeth Bathory, nacida en 1560 y casada con el conde cárpato Ferencz Nadasdy a la edad de quince años, es un buen ejemplo. Un astuto hechicero conocido solamente como Thorke se dice que enseñó magia negra a la joven Elisabeth. Cuando el conde tuvo que partir para la guerra, su esposa se fugó con un desconocido que tenía los dientes blancos y afilados y pálida la tez, y vestía de negro. Elisabeth regresó sola, convertida en una salvaje y aficionada a torturar a sus servidoras. Las protestas del conde, al volver de la guerra, no sirvieron de nada.

Enfrentada a su belleza en decadencia, la mente de Elisabeth se trastornó. Ordenó que una joven doncella fuese asesinada y vertida su sangre en una bañera. El baño rejuveneció temporalmente a Elisabeth. Entonces, la necesidad de víctimas jóvenes y de sus baños de sangre reconstituyentes hicieron de ella un ser completamente inhumano. Cuando ya no le quedaron servidores, atrajo a otros al castillo con la promesa de emplearles. Por último recurrió a los secuestros, pero una proyectada víctima escapó y denunció los crímenes a las autoridades. Los cómplices confesaron sus delitos y fueron sumariamente ejecutados. Elisabeth fue considerada loca y recluida en sus habitaciones de por vida. Murió en 1614.
Para ver más información acerca de este tema: 

os ases del deporte y otras personalidades públicas buscan frecuentemente para sus autobiografías, la ayuda de escritores «fantasmas» (traducción literal del inglés ghostwriter. En español diríamos «negro».), profesionales contratados para dar forma a su prosa. Pero verdaderos escritores fantasmas han ejercido también su oficio etéreo, como lo demostró el caso de Mrs. J. H. Curran y su escribiente espiritual, «Patience Worth».

Curran, de St. Louis, desconfiaba al principio de los médiums y del espiritismo, pero el 8 de julio de 1913, asistió a una sesión en la que se empleó un tablero Ouija. Colocando las manos sobre el tablero, Curran deletreó el nombre Patience Worth. Patience dijo ser una mujer inglesa del siglo XVII, de Dorset, cuyos padres habían emigrado a América, donde ella había resultado muerta en un ataque de los indios.

Curran, intrigada, continuó sus conversaciones con Patience. Durante varios años y en el curso de innumerables sesiones, Patience escribió, a través de Curran, una serie de poemas, cuentos y tratados, que fueron llevados a la imprenta. Entre varias novelas históricas, figuran The Sorry Tale, situada en el siglo I, y Jope Trueblood, en el siglo XIX. Su novela espiritista más célebre, Telka, correspondía a la Inglaterra medieval y estaba escrita en el lenguaje de la época, un estilo arcaico que Curran nunca había estudiado.

Patience podía «dictar» dos o más novelas simultáneamente pasando de una a otra por capítulos, cuando perdía el hilo de su pensamiento. Y Curran resultó ser una colaboradora perfecta, registrando fielmente las notables historias de Patience Worth sobre tiempos pasados.
Para ver más información acerca de este tema: 

s raro encontrar en la Historia que un arma nueva o en proyecto sea considerada por las autoridades como demasiado cruel o destructora para ser utilizada. Sin embargo, esto fue lo que ocurrió cuando el invento de un arma de disparo múltiple -una especie de ametralladora- fue ofrecida a Luis XVI de Francia en 1775 por un ingeniero llamado Du Peron. Luis y sus ministros la rechazaron por ser demasiado nociva, ya que podía matar a muchas personas al mismo tiempo. Considerando la opinión del doctor Edward Teller, el llamado padre de la bomba H, nos damos cuenta de que Luis XVI sería tenido por muy anticuado en el mundo de la guerra moderna. El doctor Teller ha calculado que la explosión de una bomba H en una gran zona metropolitana causaría la muerte a unos 10 millones de personas, mientras que una «encarnizada guerra nuclear podría matar a dos mil millones».

esde una época tan remota como la Edad Media y, por lo menos, hasta el siglo XIX, las amas de casa guardaban la producción de leche en las turberas de Irlanda. Pero nadie ha encontrado nunca nada parecido a la bola de mantequilla desenterrada recientemente. Rancia, pero comestible, la gran bola de mantequilla pesaba casi 50 kg y se hallaba enterrada a una profundidad de 1,45 m, indicando que tenía, aproximadamente, mil años de antigüedad. Guardada en lo que se cree que era el estómago de una vaca, la mantequilla estaba bien conservada por las condiciones de humedad de la turbera. Al igual que el descubrimiento de la más antigua materia cerebral humana en un enterramiento acuático en Florida, el descubrimiento es otro ejemplo de la increíble conservación potencial de los suelos saturados.

El frío, la humedad y la arcilla, bajo tierra, también han preservado los cadáveres de los tiempos medievales o incluso aún más antiguos. A diferencia de las momias, esos cuerpos helados en el barro, han conservado exactamente los rasgos de las personas tal y como aparecían durante su existencia vital, hace ya muchos siglos. Unos cuantos de éstos se han encontrado bajo las marismas polacas, y uno en Dinamarca, al parecer de un criminal, se encontró con la soga del ahorcado aún alrededor del cuello, con la cara contorsionada como en el momento de su muerte hace ya mil años.

as disfunciones del cerebro pueden ser causa de que las personas refieran toda clase de experiencias extrañas. Por ejemplo, pequeños ataques en los lóbulos temporales del cerebro pueden hacer que una persona perciba olores extraños, oiga sonidos raros, se vea dominada por sentimientos místicos e incluso vea fantasmas.

Una fascinante aparición del lóbulo temporal fue explicada por el psiquiatra escocés James McHarg en 1976. Dijo que una paciente que padecía epilepsia del lóbulo temporal visitaba a una amiga en 1969 cuando sufrió un súbito ataque. Primero percibió un olor a leche agria, después el ambiente pareció volverse «irreal» y, por último, vio un fantasma. Parecía ser una mujer de cabello castaño claro de pie junto al hornillo en el fondo de la cocina. La figura sólo estuvo allí temporalmente y se desvaneció cuando cesó el ataque.

La paciente refirió lo que había visto a su anfitriona, la cual se sintió fascinada por el relato. Aunque actualmente no había ningún hornillo en la cocina de la amiga, había habido uno exactamente en el lugar donde decía la paciente haberlo visto. Además, al estudiar la historia de la casa, la dueña descubrió que aquella figura representaba probablemente una de las dos hermanas que anteriormente habían vivido allí. Cuando se mostró a la paciente la fotografía de las hermanas, reconoció inmediatamente a la dama que había visto.

¿Vio esta paciente un fantasma auténtico? Según el doctor McHarg, no era probable, ya que la mujer de la visión estaba viva. Sin embargo, concluyó, el ataque hacía probablemente sensible a su paciente a influencias extrasensoriales, que entraban en juego y determinaban lo que veían.
Para ver más información acerca de este tema: 

VER CASOS DEL 031 AL 040



Anterior Inicio Siguiente